Desayuno-coloquio: «Las SCC Express y otros métodos de resolución de disputas del SCC – ventajas para disputas internacionales»

Desayuno AFA. 26 de enero del 2024. Madeleine Thörn. Vicesecretaria General. SCC Instituto de Arbitraje. “Las SCC Express y otros medios de resolución de disputas del SCC- ventajas para disputas internacionales”.

Desayuno con una invitada internacional que hablaba un español impecable, que fue juez y abogada de parte antes de ser la vicesecretaria de la institución arbitral de la Cámara de Comercio de Estocolmo, en la que es la jefe de operaciones aparte de vicesecretaria. Presentada por María Mercedes Tarrazón, Madeleine Thörn -cuyo español se explica por haber vivido en España, Bolivia y Chile- se remonta en su exposición a 1902, cuando se crea la Cámara de Comercio de Estocolmo y después a 1917, al crear el instituto de arbitraje para los miembros de esa corporación, para poner en contexto su institución. Que cambia en 1970s y 1980s al pasar a ser internacional, pensando en resolver en Estocolmo los pleitos entre partes de la URSS, China o Estados Unidos. Hoy tiene casos en sueco, inglés y ruso, y alguna vez los ha tenido en francés y español. Desde 2014 atiende habitualmente casos relativos al cumplimiento de las sanciones de la Unión Europea o Estados Unidos. Ya en 2019 introdujeron la plataforma digital, SCC Platform, para la gestión de los casos, que facilitó la gestión de casos con la COVID. El 1 de enero de 2023 entraron en vigor los reglamentos que explícitamente incluye en el mandato del árbitro decidir si la audiencia será virtual o presencial. Así, ahora hay un plazo es de 6 meses para dictar laudo, de sólo 3 si es un procedimiento acelerado y mediación previa si las partes, en su autonomía, lo acuerdan. En 2022, el 67% de los laudos se dictan en 12 meses, y el 84% de los acelerados se dictaba en 2022 en 6 meses. El arbitraje acelerado no depende de la cuantía.

Como el árbitro de emergencia debe acabar resolviendo en 5 días, hay que tener en 24 horas el nombramiento -incluso si es en vacaciones, o un viernes por la tarde antes de Navidad-. Detectaron que había casos que no eran realmente urgentes pero que las partes los iniciaban como tales -como quien va a los hospitales de urgencias para no hacer las colas eternas en el ambulatorio-. Por tanto han creado un arbitraje “express”, de tres semanas, con tarifa fija de 29.000€ (incluidos los gastos administrativos y los honorarios del árbitro). En 2023 ya hubo un caso con este sistema de “SCC Express”.

El debate con los diferentes comensales fue vivo y se planteó, por ejemplo, si el Instituto de Estocolmo tiene lista o es abierto -no hay lista y se respeta la autonomía de las partes-, si las reuniones exploratorias previas con las partes impiden luego ser árbitro “express”, si hay casos de arbitraje de equidad -sólo con el consentimiento expreso de las partes-. Destacaron las diferencias con la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional. Si la de París hace revisión del borrador de laudo, Estocolmo no lo hace lo que se explica por su “light touch aproach” para no alargar el proceso. En cuanto a la administración, sí tiene unas rutinas para la gestión del IVA en el arbitraje, algo que no provee todos los institutos de arbitraje. Como en cada caso Estocolmo pone un administrador y un asesor, es más fácil avanzar ya que solucionan al árbitro algunas de sus necesidades. En la plataforma tienen, además, todos los documentos accesibles. Se busca garantizar la rapidez y la confidencialidad.

Las recusaciones de los árbitros, desde el 2017, las justifica el Instituto. Pero sólo para las partes, porque sus decisiones no son públicas. El tribunal de apelación de Svea en Estocolmo, Suecia, que es el tribunal de apelación para arbitrajes con sede en Estocolmo, cuenta con un departamento especializado en la impugnación y anulación de laudos. Se gestiona también arbitraje de inversión. La previsión es que su tradición de ser neutrales no cambie la atracción de casos rusos -pues siguen entrando, a pesar de la adhesión de Suecia a la OTAN-. Como detalle final para demostrar que es una institución con los pies en el suelo, se distribuyeron entre los asistentes algunos pares de calcetines monocolores, serios y con su logo, realmente cómodos.

No hay comentarios

Deja un comentario